Luego de varios años de uso y sin el mantenimiento adecuado, una caldera puede comenzar a mostrar algunos de los efectos que surgen del envejecimiento, generando costos de mantenimiento crecientes año a año, dados por el reemplazo de partes que cumplen progresivamente con su vida útil. El recambio de una caldera a tiempo, no solo evita gastos innecesarios en repuestos que no alargarían su vida útil, sino que pueden generar hasta un 30% de ahorro en el consumo de gas.

Dejanos tus datos y un asesor se pondrá en contacto

  • Señales a tener en cuenta para decidir el reemplazo de la caldera


    Pérdida de eficiencia: Con el tiempo y el desgaste mecánico de sus piezas, una caldera puede presentar mayores gastos de energía brindando el mismo servicio.


    Ruidos en el funcionamiento: también asociados al envejecimiento de sus partes o a la falta de mantenimiento preventivo.


    Goteras internas o emanación de humos: asociados a un deficiente mantenimiento preventivo, puede causar aceleramiento en el deterioro de las partes.


  • Recomendaciones para aprovechar el momento de recambio y generar un ahorro


    Pedir siempre más de un presupuesto, que sea claro y cerrado, para poder comparar con tranquilidad las ofertas de calderas junto con el servicio de instalación que le ofrezcan.


    Elegir alternativas de calderas que aseguren más de un 90% de eficiencia


    Tener en cuenta las empresas que ofrezcan asesoramiento sobre el uso eficiente de los sistemas de climatización y que puedan sumar artefactos como termostatos o válvulas que logren reducir el consumo hasta un 20% más.


Distribuidores adheridos

Ver Puntos de venta